Hay evidencias claras e inequívocas que demuestran la contaminación mundial del medio ambiente, la fauna y la flora silvestres y la población civil por los PFAS, las sustancias químicas mas persistentes conocidas hasta la fecha producidas por el hombre. Los PFAS plantean un riesgo inaceptable[1] tanto para las generaciones actuales como para las futuras debido a su extrema persistencia y a la evidencia científica que vincula su exposición con impactos perjudiciales sobre la vida silvestre y la salud humana. Hay miles de PFAS diferentes. Sin embargo, es motivo de gran preocupación que en la actualidad sólo unos pocos estén controlados por reglamentos a nivel mundial, a pesar de que se dispone fácilmente de muchas alternativas más seguras.

Por nuestra parte, las organizaciones europeas de la sociedad civil, instamos a los Estados miembros de la UE y a la Comisión a que prohíban todos los PFAS en los productos de consumo en 2025 y a que se alcance una prohibición completa en 2030.

 

¿Qué son los PFAS?

Los PFAS, sustancias alquilperfluoradas y alquilpolifluoradas, son una gran familia de más de 4.700 sustancias químicas fabricadas por el hombre según las definiciones de la OCDE de 2018[2],[3].Desde su introducción a finales de la década de los 40 en el siglo pasado, los PFAS se han utilizado en una gama cada vez más amplia de productos de consumo y aplicaciones industriales, que van desde el envasado de alimentos y empaquetado de ropa hasta componentes en electrónica o, aviación y espumas contra incendios. Se utilizan por su capacidad para repeler tanto la grasa como el agua, así como por su alta estabilidad y resistencia a altas temperaturas, gracias a su enlace carbono-flúor. Sin embargo, este enlace -el enlace más fuerte en química orgánica- es también responsable de su extrema persistencia en el medio ambiente, otorgándoles la etiqueta de «sustancias químicas permanentes».

 

 

 ¿Por qué se debe prohibir el uso de los PFAS?

  • Hecho uno: El uso generalizado de PFAS ha creado un legado tóxico irreversible de contaminación mundial.
  • Hecho dos: La contaminación por PFAS ya está afectando a comunidades de toda Europa y de otros lugares.
  • Hecho tres: Los PFAS se están acumulando en nuestros organismos y en los de nuestros hijos.
  • Hecho cuatro: La exposición a los PFAS representa una amenaza inmediata para la salud humana.
  • Hecho cinco: La contaminación por PFAS está alimentando la crisis de la biodiversidad.
  • Hecho seis: La contaminación por PFAS es una amenaza para el agua potable.
  • Hecho siete: La presencia de PFAS en productos crea una barrera para la economía circular y un problema con los residuos, que está aún por resolver.
  • Hecho ocho: Ya existen alternativas exentas del uso de PFAS, pero se sigue añadiendo innecesariamente PFAS a muchos productos de consumo.
  • Hecho nueve: Se debe restringir el uso de todos los PFAS como un solo grupo para proteger a las generaciones actuales y futuras.

 

 

La ambición de la UE

El acceso a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es un derecho humano[4]y cada Estado tiene el deber primordial de proteger a su población de la exposición a la contaminación y a otras sustancias peligrosas mediante la prevención de la exposición[5].

En 2019, el Consejo de la Unión Europea pidió a la Comisión que elaborara un plan de acción para eliminar todos los usos no esenciales de los PFAS, que se integró en la Estrategia de Productos Químicos para la Sostenibilidad, como parte del Pacto Verde Europeo. Ahora es el momento de cumplir con los compromisos de la Estrategia de Productos Químicos para la Sostenibilidad y demostrar al resto del mundo que es posible eliminar gradualmente los PFAS.

La contaminación química ha traspasado el límite seguro para la humanidad. Los científicos están instando a tomar medidas inmediatas para reducir la producción y liberación de nuevas entidades[6], como los productos químicos y plásticos de fabricación humana. Por lo tanto, es vital que los Estados miembros de la UE y la Comisión no retrasen las medidas para abordar el problema creciente y persistente de la contaminación por PFAS. Cada día de retraso implica la liberación de más PFAS y su acumulación de forma irreversible en el medio ambiente, dañando la salud de las personas e impactando en la biodiversidad.

La crisis de la contaminación causada por PFAS debe tratarse como una situación de emergencia. Esto no deja espacio para las medias tintas a la hora de tomar medidas.

 

 

Llamamiento a la acción

Como organizaciones europeas de la sociedad civil, que representan el interés público en todos los sectores de la salud y el medio ambiente, instamos a que se tomen medidas en relación con las siguientes demandas:

Dejemos de contribuir al aumento de carga de contaminación por PFAS:

    • Pedimos la prohibición gradual de todos los usos de los PFAS en los productos de consumo (por ejemplo, envases de alimentos, cosméticos, prendas de vestir) en la UE para 2025.
    • Pedimos la prohibición completa de toda la producción y utilización de los PFAS en la UE para el año 2030.

Esto se puede lograr mediante la restricción de todo el grupo de PFAS en virtud del Reglamento europeo de productos químicos, REACH. Expresamos nuestro apoyo a la elaboración de la propuesta de restricción firme y eficaz que actualmente están preparando Dinamarca, Alemania, Noruega, Suecia y los Países Bajos.

Abordar la carga de contaminación existente debido a los PFAS:

    • Instamos a los gobiernos de la UE a desarrollar un plan rápido y eficiente para la descontaminación del suelo y el agua potable de las comunidades afectadas y a asignar fondos suficientes para tales proyectos de subsanación.

El principio de que “quien contamina paga” debe aplicarse de manera coherente, en particular para garantizar que la carga de los costes recaiga sobre quienes contaminan, incluido el productor, y no sobre el contribuyente.

Lea nuestra lista completa de propuestas.

 

 

Signatarios

91

organizaciones han firmado el manifiesto - Si tu organización desea suscribirse a este manifiesto, por favor envía un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si tu organización desea suscribirse a este manifiesto, por favor envía un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Hechos de los PFAS

1. El uso generalizado de PFAS ha creado un legado tóxico irreversible de contaminación mundial

Aunque sólo se hayan producido en el último siglo y se hayan utilizado en el mercado durante casi 80 años, la extrema persistencia, movilidad y uso generalizado de los PFAS ha dado lugar a la contaminación mundial del agua, el aire, los suelos, la fauna y la flora silvestres y la población civil.

  • En la actualidad, los PFAS y sus precursores están presentes en el agua de lluvia y en la mayoría de las reservas naturales de agua, acumulándose en ríos, lagos y el medio ambiente marino[7],[8].
  • Los PFAS contaminan suelos y cultivos, y se bioacumulan a lo largo de las cadenas alimentarias[9],[10].
  • Debido a su amplio espectro en transporte atmosférico, los PFAS contaminan el aire y el polvo, y llegan incluso a las regiones más remotas del mundo, desde grandes altitudes hasta los dos polos[11],[12],[13].
  • Los científicos argumentan que el límite planetario del PFAS se ha excedido debido a que los niveles del PFAS en el medio ambiente global están ubicuamente por encima de los niveles máximos[14].

Debido al limitado numero de metodologías analíticas presentes en la actualidad para los PFAS, y con cada vez menos seguimiento activo, nuestros conocimientos sobre la contaminación ambiental actual representa sólo la punta del iceberg[15]. Seguir permitiendo esta degradación generalizada de los recursos naturales puede traer consecuencias devastadoras y poner seriamente en riesgo a las generaciones futuras.

<< espalda

 

2. La contaminación por PFAS ya está afectando a comunidades de toda Europa y de otros lugares

La contaminación por PFAS está afectando a comunidades de toda Europa y alrededores en la actualidad. Sólo en Europa, se estima que alrededor de 100.000 emplazamientos están potencialmente emitiendo PFAS[16]. Estos focos de contaminación han sido localizados en las cercanías de plantas químicas que producen y/o utilizan PFAS, alrededor de aeropuertos y bases militares donde se han utilizado o se utilizan espumas contra incendios que contienen PFAS, y en zonas donde los lodos contaminados por PFAS se extienden o se han extendido a tierras agrícolas[16]. En total, se estima que 12,5 millones de europeos viven en comunidades con agua potable contaminada por PFAS[16]. Por ejemplo:

  • Bélgica: En las zonas de Amberes y Zwijndrecht, medio millón de personas están expuestas a altos niveles de contaminación por PFOS relacionados con las actividades de la empresa 3M[17]. Se encontraron niveles excesivos de PFOS en la sangre de los residentes locales, así como en los huevos pertenecientes a granjas establecidas en un radio de 15 kilómetros alrededor de la fábrica productora de PFAS. Su presencia, presenta claros riesgos para la salud. Esta contaminación ha cruzado la frontera y se ha extendido a los Países Bajos, donde el gobierno advierte contra el consumo de pescado procedente del West Scheldt[18].
  • Francia: Según informes recientes, el agua potable de más de 200.000 habitantes de las afueras de Lyon (en la «Vallée de la Chimie», o valle de los químicos) tiene niveles de PFAS por encima del umbral reglamentario de la UE. Estos niveles podrían deberse a los desechos industriales de dos fábricas que utilizan PFAS - Daikin y Arkema[19]. Esta contaminación también se ve reflejada en el aire, el suelo y el agua del río Ródano.
  • Alemania: Se han identificado varios focos de contaminación por PFAS en el suelo, las aguas subterráneas y el agua potable[20]. Un ejemplo es la ciudad de Düsseldorf, de más de 600.000 habitantes, donde grandes áreas de aguas subterráneas están contaminadas por PFAS. La contaminación se debe en gran medida al uso de espumas contra incendios que contienen PFAS. Se estima que los costes de subsanación de suelos en los alrededores del aeropuerto de Düsseldorf son de 100 millones de euros[16].
  • Italia: En la región del Véneto, hasta 350.000 habitantes estuvieron expuestos, sin conocimiento, al agua potable contaminada con PFAS durante décadas debido a las emisiones de la fábrica de Miteni que operaba desde 1964[16] (cerrada en 2018). Los análisis de sangre de los residentes revelaron niveles de PFAS superiores a los recomendados a nivel nacional. Después del descubrimiento de tal contaminación en 2013, se instalaron filtros de carbón activado en las plantas de tratamiento de agua potable, con un coste de 2 millones de euros para el gobierno y los contribuyentes de la región. Se estima que el coste de mantenimiento del sistema de filtración es de aproximadamente 1 millón de euros anuales[16].
  • Países Bajos: En Dordrecht, donde se encuentra la mayor planta de producción de Chemours en Europa, se estuvieron produciendo de manera continua PFOAs hasta 2012, cuando se reemplazo por GenX, otra tecnología basada en PFAS. En 2018, se estimó que 750.000 habitantes de ciudades cercanas a las plantas de Dordrecht estaban expuestos a altos niveles de PFOA[16]. Chemours ha tenido que reducir sus emisiones de GenX y la compañía anunció que invertiría 75 millones de euros en la reducción de las emisiones[16]. Sin embargo, esto constituye únicamente una minima fracción de los costes totales necesarios para limpiar la carga de contaminación heredada.

La subsanación de emplazamientos contaminados con PFAS es extraordinariamente costosa y requiere mucho tiempo. Para los 31 países miembros del EEE y Suiza en 2019, el coste de la subsanación medioambiental se ha estimado entre 821 millones y 170.000 millones de euros, con una estimación óptima del orden de entre 10.000 y 20.000 millones de euros[16].

La contaminación por PFAS crea una enorme carga financiera para la sociedad y una amenaza para el medio ambiente y la salud de las generaciones venideras.

 << espalda

3. Los PFAS se acumulan en nuestros organismos y en los de nuestros hijos

Muchos de los PFAS ya estudiados han demostrado ser tóxicos para los seres humanos; algunos de ellos se acumulan y perduran en nuestros organismos. La población de toda Europa está expuesta a estas «sustancias químicas permanentes» a través de los alimentos, el agua y los productos de consumo, así como por los materiales en nuestros hogares y lugares de trabajo. Las concentraciones de PFAS se acumulan en los fluidos corporales de los seres humanos. Su presencia se ha visto reflejada en la sangre, la orina, la placenta, el cordón umbilical y la leche materna[21],[22]. Hoy en día, los niños nacen precontaminados con PFAS[23],[24]poniendo en peligro las perspectivas de salud de las generaciones futuras.

Los estudios de biomonitoreo humano proporcionan pruebas claras de que los PFAS también se están acumulando en el suero sanguíneo de las poblaciones de todo el mundo, con una exposición vinculada al conjunto de riesgo ocupacional y edad[10]. Se reconoce que la dieta es la principal fuente de exposición a PFAS para la mayor parte de la población de la UE, en particular el pescado, las frutas, la carne y los huevos[10]. La ingesta en los niños es casi el doble que la de los adultos[10]; los bebés nacen ya con PFAS en su organismo debido a la exposición prenatal ya que su alimentación esta basada en leche materna o fórmulas contaminada con PFAS[10],[25], e ingieren cantidades significativas de PFAS en polvo doméstico contaminado[10]. Por ejemplo:

  • En 2005, un estudio de biomonitoreo familiar en toda la UE encontró PFOA y/o PFOS en la sangre de todos los niños participantes[26].
  • Un estudio de 2017 de la Santé Publique France encontró PFAS en el suero de todas las mujeres embarazadas francesas de una serie de 2011. PFOS, PFOA, PFHxS, PFNA y PFDA fueron los productos químicos más frecuentemente detectados y en mayor concentración[27].
  • Una encuesta ambiental alemana, realizada en 2014 y 2017 encontró que tanto los PFOS como los PFOA estaban generalizados entre niños y adolescentes (100 % y 86 % respectivamente)[28], a pesar de las restricciones globales impuestas por el convenio de Estocolmo para los PFOS en 2009.
  • En 2020, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) volvió a evaluar los estudios de toxicidad de los PFOA y los PFOS, concluyendo que partes de la población europea superarán los nuevos niveles de ingesta semanal tolerable debido a la contaminación generalizada de los alimentos y el agua potable[10].
  • El informe de la AESA de 2020 también concluyó que los niños pequeños y otros niños mayores son los grupos de población más expuestos debido a su exposición durante el embarazo y la lactancia[10].
  • En 2021, el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente declaró que los ciudadanos holandeses están expuestos a concentraciones demasiado altas de PFAS a través de los alimentos y el agua potable[29].
  • En 2022, la Iniciativa Europea de Biomonitoreo Humano, HBM4EU, dio a conocer resultados que indicaban que más del 14 % de los adolescentes europeos analizados tenían niveles de PFAS por encima de los límites de las directrices para la salud de la AESA[30].

Mientras que los niveles de PFOS y PFOA comienzan a disminuir debido a las severas medidas de restricción implementadas, se ha producido un aumento simultáneo de las nuevas sustancias PFAS que las han reemplazado rápidamente[10]. Esto deshace los esfuerzos regulatorios parcialmente logrados por las previas restricciones y crea una visión preocupante de los problemas que las generaciones futuras se verán obligadas a abordar.

<< espalda

 

4. La exposición a PFAS representa una amenaza inmediata para la salud humana

La exposición a los PFAS más estudiados se ha relacionado con una serie de efectos adversos para la salud[31], incluyendo enfermedades tiroideas, daños hepáticos, reducción del peso de recién nacidos, obesidad, diabetes, colesterol alto, reducción de la respuesta a la vacunación rutinaria, y un aumento del riesgo de los cánceres de mama, riñón y testículo [32],[33],[34]. También hay evidencias crecientes que sugieren un impacto en la fertilidad, así como problemas de desarrollo y comportamiento[35]. Sin embargo, todavía carecemos de suficientes datos toxicológicos para evaluar la seguridad de la mayoría de los PFAS.

Los riesgos para la salud se agravan aún más cuando la exposición se produce en grupos vulnerables. Son nuestros hijos, las mujeres embarazadas y sus fetos en desarrollo de las próximas generaciones los que pagarán el precio de la inacción de hoy[36].

Es preocupante que, a medida que avanza el conocimiento científico, surgen más evidencias sobre el daño asociado con la exposición a los PFAS. Por ejemplo:

  • En 2020, la AESA redujo la ingesta tolerable recomendada de PFOA en más de 2.000 veces en comparación con 2008[10].
  • En 2021, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) redujo su dosis de referencia de PFOA en más de 13.000 veces en comparación con 2016[37].
  • Una tendencia similar se observa para GenX (un PFAS comúnmente usado como reemplazo para el PFOA), para el cual la EPA redujo la dosis de referencia 26 veces en 2021 en comparación con 2018[38].

Aunque es necesario continuar con la evaluación y la reevaluación periodica y es inevitable que se realicen ajustes en los límites de seguridad, el cambio dramático de estos límites en los últimos años demuestra claramente que no se ha protegido adecuadamente a la población, en particular a aquellos que viven con niveles de exposición reconocidos en la actualidad como inseguros. Esta tendencia también crea una grave preocupación frente a los miles de PFAS para los que todavía no existen datos toxicológicos.

<< espalda 

5. La contaminación por PFAS está alimentando la crisis de la biodiversidad

Se reconoce que la contaminación química es uno de los principales, aunque subestimados, impulsores de la crisis de biodiversidad[39]. Debido a la extrema persistencia ambiental de los PFAS y su uso continuo y generalizado en toda la sociedad moderna, los PFAS representan una importante y creciente carga para la vida silvestre. Esto afecta directamente a la supervivencia de las poblaciones y reduce la resiliencia junto a otros factores estresantes, como el cambio climático y la pérdida del hábitat.

Los PFAS son altamente móviles en el medio ambiente, las investigaciones demuestran la capacidad de algunos de ellos de acumularse tanto en organismos vivos como en la parte superior de la cadena alimentaria. En la actualidad, los PFAS han sido detectados en numerosas especies de toda la UE, desde peces de agua dulce[40] y aves terrestres[41], hasta depredadores superiores como nutrias, aves marinas y mamíferos marinos [20],[42]. Investigaciones recientes también apuntan a los impactos que los PFAS pueden tener en especies clave como los polinizadores, lo que implica un alto riesgo de sufrir las consecuencias en ámbitos como la agricultura y la producción de alimentos. Por ejemplo:

  • En mamíferos marinos, la exposición a los PFAS se ha vinculado a impactos sobre la función inmunológica, sanguínea, hepática y renal en los delfines mulares, la función inmunitaria en las nutrias marinas e incluso se ha vinculado a impactos neurológicos en los osos polares[43].
  • En aves marinas, los niveles más altos de PFAS se correlacionan con la alteración de la hormona tiroidea y condiciones corporales deficientes[44].
  • En peces, se ha demostrado que los PFAS alteran la reproducción, la actividad tiroidea, el metabolismo y el desarrollo[45].
  • Se ha demostrado que la exposición de colonias de abejas a PFOS aumenta la mortalidad y afecta a la actividad de las colonias, ya que los PFOS se bioacumulan en los tejidos de las abejas[46].

La amenaza de los productos químicos persistentes no es novedad. Los contaminantes heredados, como los PCB, siguen amenazando la vida silvestre de la UE incluso décadas después de que se implementaran restricciones por primera vez. Por lo tanto, es vital que actuemos con urgencia para detener todas las fuentes innecesarias de estos contaminantes persistentes si queremos aprender de los errores del pasado, proteger la vida silvestre y salvaguardar la resiliencia de nuestro medio ambiente para las generaciones futuras.

<< espalda

 

6. La contaminación por PFAS es una amenaza para el agua potable

El agua potable es esencial para la salud humana. El acceso a este recurso natural ya está bajo estrés debido al cambio climático, y la contaminación por PFAS está aumentando esta presión. Los gobiernos deben actuar para eliminar la contaminación por PFAS antes de que perdamos el acceso a fuentes de agua potable más limpias.

  • Debido a su alta movilidad en agua, los PFAS pueden pasar fácilmente de las fuentes de descarga al agua potable. Se estima que entre el 2 % y el 17 % de la acumulación de PFAS en seres humanos en Europa se debe a la ingesta de agua potable contaminada[47]. Si los niveles de PFAS en el agua continúan elevándose, esta tendencia no hará más que seguir en aumento.
  • Los PFAS no pueden eliminarse fácilmente del agua potable. EurEau, la Federación Europea de Asociaciones Nacionales de Servicios de Agua que representa a proveedores de servicios de agua de 30 países, advierte que «aunque existen tecnologías para eliminar la mayoría de los PFAS, estas son insostenibles, principalmente debido a su complejidad técnica, intensidad de recursos (agua, energía, productos químicos de tratamiento, etc.) y la generación de residuos que contienen PFAS. La dependencia de las soluciones con tuberías crea un obstáculo sustancial en el camino del sector del agua hacia la neutralidad climática»[47].
  • Incluso cuando la eliminación parcial es posible, esto deja a la industria del agua con desechos contaminados con PFAS que deben ser eliminados. Actualmente, una parte de estos residuos (lodos de alcantarillado o biosólidos) se esparcen por los terrenos. Los contaminantes como los PFAS se transfieren entonces al medio ambiente[48] y posiblemente pasan a la cadena alimentaria[9],[10],[49].

<< espalda

 

7. La presencia de PFAS en productos crea una barrera para la economía circular y un problema con los residuos, que está aún por resolver

Avanzar hacia una economía circular limpia forma parte de la creación una sociedad más sostenible y hacer frente a la crisis climática está ampliamente aceptado en la actualidad. Para lograrlo, debemos replantearnos cómo utilizamos y gestionamos las sustancias químicas, evitar bloquear el uso de sustancias químicas nocivas en ciclos sucesivos de otras sustancias y evitar la contaminación de flujos de residuos que, de otro modo, serían útiles. Sabemos que los PFAS ya contaminan una gama de productos reciclados del papel y cartón, donde están presentes como impurezas no intencionadas, exponiéndolas innecesariamente al público. Además, a través de la aplicación agrícola de compost contaminado y pulpa de papel residual, los cultivos alimentarios pueden absorber los PFAS y entrar en un medio ambiente más amplio. Por ejemplo:

  • Recientes ensayos de presencia de sustancias químicas encontraron una contaminación generalizada por PFAS en artículos de embalaje de alimentos de papel y cartón que no fueron tratados intencionadamente con PFAS[50],[51],[52], lo que sugiere contenido reciclado como fuente primaria.
  • Esta demostrado que los envases de alimentos con fibra moldeada compostable contienen altos niveles de PFAS, con concentraciones hasta 5 veces superiores a las de productos comparables de papel y cartón[50],[51],[52]. En caso de haber sido elaborado de la manera indicada, esto representa una fuente directa de PFAS en el medio ambiente.
  • Los lodos de papel contaminados con PFAS y propagados a tierras de cultivo produjeron niveles significativos de contaminación del suelo y las aguas subterráneas en la zona de Rastatt en Baden-Württemberg, Alemania[53]. En los cultivos, también se registraron niveles de PFAS superiores a los considerados seguros para el consumo[54].

Todavía tenemos que encontrar una solución adecuada para la eliminación de residuos de PFAS. Los PFAS son casi imposibles de destruir, ni siquiera el tratamiento térmico de alta temperatura garantiza su completa descomposición[55]. Sólo algunas tecnologías especializadas de no combustión parecen ofrecer alguna esperanza para destruirlos por completo[56],[57],[58]. La eliminación de los productos tratados con PFAS en incineradores municipales produce emisiones de productos de combustión incompleta, incluidos PFAS y potentes gases de efecto invernadero de larga duración[59]. Algunos PFAS también permanecen en residuos de ceniza, generando consecutivos desechos contaminados con PFAS[60]. Deshacerse de productos de consumo tratados con PFAS a la vez que los desechos domésticos generales, ya sea para vertederos o incineración, actúa como una fuente adicional de emisiones al medio ambiente[61]. Por consiguiente, la producción y el uso continuos de los PFAS, sin medios adecuados de eliminación, es completamente insostenible.

<< espalda

 

8. Ya existen alternativas exentas del uso de PFAS, pero se sigue añadiendo innecesariamente PFAS a muchos productos de consumo

Los PFAS se utilizan regularmente en una amplia gama de productos de consumo, a menudo para proporcionar una función que es ineficaz o innecesaria, o para la que ya existen alternativas. Por ejemplo:

  • Según una encuesta realizada por la organización benéfica medioambiental Fidra, contrariamente a las reivindicaciones de la industria sobre la necesidad del uso de PFAS en textiles, el uso de prendas tratadas con resistencia a las manchas a base de PFAS[62]no afectó al comportamiento de los consumidores, ni en términos de frecuencia de lavado ni de longevidad de las prendas.
  • En 2020, el mismo producto de envasado de alimentos - una bolsa de patatas fritas de la marca McDonald’s - se compró en tres países diferentes y se sometió a una prueba de PFAS[51]. Una de las tres muestras no presentó ningún tratamiento intencionado con PFAS, lo que demuestra claramente que existen alternativas exentas del uso de PFAS en el mercado. El país en el que no se identificó ningún tratamiento con PFAS fue Dinamarca, donde desde julio de 2020 se establecio una prohibición sobre el uso de PFAS en los envases de alimentos. Esto ilustra cómo las regulaciones son una herramienta eficaz para empujar a los actores de la industria a encontrar alternativas seguras.
  • En 2021, el análisis químico de cosméticos realizado por el consejo danés de consumidores reveló la presencia de PFAS en rímel[63] y crema facial[64]. En 2022, BUND encontró PFAS agregados intencionadamente en polvos para la cara, mascarillas y champús de marcas internacionales. Otro estudio analizó el uso de PFAS en cosméticos presentes en el mercado estadounidense y canadiense, en el cual se encontraron PFAS en más de la mitad de las muestras analizadas. Sin embargo, el estudio también mostró la disponibilidad de una amplia gama de cosméticos populares que no contenían PFAS y safistacian las expectativas de los clientes al mismo nivel que aquellos con PFAS en su composición[65].
  • Más de 90 empresas se han unido al movimiento PFAS corporativo de ChemSec para apoyar la prohibición de PFAS. Muchos de ellos ya han eliminado los PFAS, lo que demuestra la disponibilidad de alternativas y la posibilidad de adaptar los procesos industriales. Una gama de alternativas más seguras está disponible para muchos de los usos de PFAS; algunas están listadas en ChemSec Marketplace y en varios informes específicos de ciertos sectores, incluyendo los textiles[66], los embalajes de alimentos[67],[68] y las pinturas[69].

Incluso en los casos en los que hay disponibilidad de productos libres de PFAS, con poco o ningún requisito para el etiquetado del producto o información disponible públicamente, la elección del consumidor sigue siendo limitada. Incluso dentro de las cadenas de suministro, el conocimiento de los PFAS es bajo y el contenido químico a menudo no está disponible para la gran mayoría de los productos. Por lo tanto, es esencial adoptar medidas legislativas claras y hacer cumplir la ley para reducir la exposición del público a los PFAS y prevenir la contaminación ambiental en curso.

<< espalda

 

9. Se debe restringir el uso de todos los PFAS como un solo grupo para proteger a las generaciones actuales y futuras

La extrema persistencia de todos los PFAS y la irreversibilidad de la contaminación mundial por PFAS ya han creado un legado tóxico, cuya carga se dejará sentir en las generaciones venideras. La liberación continua de PFAS conduce a niveles crecientes de estos en el medio ambiente y aumenta la posibilidad de desencadenar efectos adversos tanto conocidos como desconocidos[70]. Los costes de la inacción relacionados con la salud para todos los países del EEE se han estimado entre 52.000 y 84.000 millones de euros[16].

Debemos actuar ahora para dejar de aumentar la carga y detener este daño, y la única manera de hacerlo es prohibir todos los PFAS como un solo grupo de sustancias.

Confiar de un enfoque individualizado de cada sustancia química para la regulación de los PFAS no puede ser una opción:

  • Desde los ácidos carboxílicos y sulfónicos de cadena larga hasta el ácido trifluoroacético de cadena ultracorta y los PFAS poliméricos, todos los PFAS son muy persistentes o se degradan en PFAS muy persistentes, contribuyendo a la carga de contaminantes producidos por el hombre sobre el medio ambiente.
  • Los enfoques regulatorios aplicado hasta ahora para la gestión de los PFAS, tanto en la UE como en el extranjero, han sido ineficaces para impedir su liberación en el medio ambiente.
  • Con miles de compuestos de PFAS identificados, y el limitado numero de PFAS con datos toxicológicos conocidos, es imposible realizar una evaluación completa del riesgo para cada PFAS de forma individual. No es aceptable permitir que los PFAS continúen acumulándose en nuestros organismos y en el medio ambiente mientras esperamos décadas a que el estado de la ciencia se ponga al día.
  • Los fluoropolímeros son un grupo de plásticos PFAS entre los que se incluye el PTFE, más conocido por uno de sus nombres comerciales: el Teflón. La industria química argumenta que los fluoropolímeros no deben agruparse con otros PFAS a efectos de reglamentación, ya que no presentan toxicidad significativa de interés[71]. Sin embargo, los científicos han demostrado que desde una perspectiva del ciclo de vida, los fluoropolímeros están íntimamente ligados al uso y las emisiones de otros PFAS[72]. Por ejemplo, otros PFAS pueden ser utilizados como auxiliares de procesamiento durante la producción de fluoropolímeros, o estar presentes como impurezas, y estos PFAS presentan grave potencialidad para producir toxicidad en los seres humanos y el medio ambiente[72].
  • La estrategia de análisis de sustancias de forma aislada, «químico por químico», ha llevado a la sustitución de PFAS restringidos por otros PFAS no regulados con perfil toxicológico similar. Esto ha creado un ciclo interminable de sustituciones desafortunadas que ha socavado el progreso hacia alternativas seguras y sostenibles.

La única manera de poner fin a este ciclo interminable de sustituciones desafortunadas es previniendo la contaminación continuada del medio ambiente y protegiendo a las generaciones actuales y futuras del impacto de la contaminación por PFAS mediante la implementación de un restricción de grupo de PFAS.

 << espalda

 

Nuestras propuestas

Como organizaciones de la sociedad civil europea que representan el interés público en todos los sectores de la salud y el medio ambiente, instamos a que se tomen medidas en relación con las siguientes demandas:

Dejemos de añadir carga de contaminación por PFAS:

1. Pedimos el desarrollo y la aplicación de una restricción a escala de la UE sobre la producción y el uso de todos los PFAS, para eliminar todas las fuentes innecesarias de estas sustancias químicas nocivas e impulsar la producción y la innovación hacia alternativas más seguras y más ecológicas.

a. Pedimos la eliminación gradual de todos los usos de PFAS en los productos de consumo (por ejemplo, envases de alimentos, cosméticos, ropa) para el año 2025.

b. Y una eliminación completa de la producción y el uso de PFAS para 2030.

2. Expresamos nuestro firme apoyo al compromiso de Dinamarca, Alemania, Noruega, Suecia y los Países Bajos de trabajar en pro de una propuesta firme y eficaz para una restricción universal de los PFAS en toda la UE, con las siguientes recomendaciones:

a. Todos los PFAS actualmente no regulados, incluidos los fluoropolímeros, deberían estar cubiertos por la restricción para limitar, en la medida de lo posible, las futuras emisiones de PFAS.

b. Se debería abarcar tanto la producción como la utilización de PFAS en todos los sectores.

c. Deberían concederse las mínimas excepciones posibles, es decir, sólo para los usos críticos relacionados con la salud, la seguridad y el funcionamiento de la sociedad, y para los que actualmente no hay alternativas disponibles; los así llamados usos esenciales.

d. Todas las excepciones deben estar limitadas en el tiempo y revisarse periódicamente para garantizar que las condiciones de la excepción sigan siendo válidas.

e. Deben establecerse requisitos estrictos de gestión de riesgos (incluido el etiquetado, el seguimiento y la notificación) para los usos derogados a fin de garantizar la emisión cero al medio ambiente en todas las etapas del ciclo de vida.

3. Pedimos a todos los Estados miembros de la UE que apoyen plenamente el desarrollo y la aplicación de una restricción que pueda servir de modelo para una acción a escala mundial.

4. Instamos a la Comisión Europea a que cumpla sus compromisos en el marco de la Estrategia Química para la Sostenibilidad apoyando plenamente el desarrollo de la restricción universal de PFAS y adoptándola sin demora.

5. Pedimos a las Partes del Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes (COP) que trabajen en pro de un enfoque basado en clases para incluir en una lista todos los PFAS para su eliminación a escala mundial.

6. Instamos a las empresas a que se comprometan a eliminar los PFAS de sus productos sin esperar a que entren en vigor reglamentos específicos y a que se unan al movimiento corporativo «No a los PFAS», liderado por ChemSec.

7. Animamos a los ciudadanos a exigir productos libres de PFAS y difundir el mensaje en las redes sociales - utilizando el hashtag #BanPFAS - para aumentar la presión pública hacia una prohibición de los productos químicos de PFAS.

Abordar la carga de contaminación existente en los PFAS:

8. Instamos a los gobiernos de la UE a desarrollar un plan rápido y eficiente para la descontaminación del suelo y el agua potable de las comunidades afectadas y a asignar fondos suficientes para tales proyectos de subsanación. El principio de que quien contamina paga debe aplicarse de manera coherente, en particular para garantizar que la carga de los costes recaiga sobre los contaminadores, incluido el productor, y no sobre el contribuyente.

9. Instamos a las autoridades de la UE a que adopten una legislación sobre residuos que garantice la clasificación de los residuos que contienen PFAS como residuos peligrosos y/o COP.Esto es para evitar que los residuos que contienen PFAS regresen a la economía y al medio ambiente a través del reciclaje y otras vías, como la propagación de lodos de aguas residuales.

10. Pedimos a las autoridades de la UE que revisen los límites de concentración de las PFAS en los residuos dentro de la regulación de los contaminantes orgánicos persistentes, COP, tan pronto como sea posible y a más tardar en el plazo de 5 años. Los límites deben reducirse para impedir la circulación de las PFAS heredados en los productos reciclados o la exportación de desechos que contengan estos PFAS a Estados no miembros, incluidos los países en desarrollo y los países con economías en transición.

 

 

Referencias

 

[1] Demonstrating “unacceptable risk” to health or the environment is required to ban chemicals under the main REACH restriction regime (pursuant to Article 68.1 REACH).

[2] OECD, 2018. Toward a new comprehensive global database of per-and polyfluoroalkyl substances (PFASs): summary report on updating the OECD 2007 list of per-and polyfluoroalkyl substances (PFASs). Series on Risk Management No. 39. http://www.oecd.org/officialdocuments/publicdisplaydocumentpdf/?cote=ENV-JM-MONO(2018)7&doclanguage=en

[3] And potentially millions if applying the most recent, 2021 OECD definition. Barnabas, S.J. et al., 2022. Extraction of Chemical Structures from Literature and Patent Documents using Open Access Chemistry Toolkits: A Case Study with PFAS. Digital Discovery. https://doi.org/10.1039/D2DD00019A

[4] UN, 2022. The human right to a clean, healthy and sustainable environment : draft resolution. https://digitallibrary.un.org/record/3982508?ln=en

[5] States’ duty under international human rights law. UN, 2019. A/74/480: Report on States’ duty to prevent exposure. https://www.ohchr.org/en/documents/thematic-reports/a74480-report-states-duty-prevent-exposure 

[6] Persson, L. et al., 2022. Outside the Safe Operating Space of the Planetary Boundary for Novel Entities. Environmental Science & Technology. https://doi.org/10.1021/acs.est.1c04158

[7] Ahrens, L. and Bundschuh, M., 2014. Fate and effects of polyand perfluoroalkyl substances in the aquatic environment: A review. Environmental toxicology and chemistry, 33(9), pp.1921-1929. https://doi.org/10.1002/etc.2663

[8] Joerss, H. et al., 2019. Emerging per-and polyfluoroalkyl substances (PFASs) in surface water and sediment of the North and Baltic Seas. Science of the total environment, 686, pp.360-369. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0048969719324167

[9] Lesmeister, L. et al., 2021. Extending the knowledge about PFAS bioaccumulation factors for agricultural plants–A review. Science of The Total Environment, 766, p.142640. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.142640

[10] EFSA Panel on Contaminants in the Food Chain (EFSA CONTAM Panel), 2020. Risk to human health related to the presence of perfluoroalkyl substances in food. EFSA Journal, 18(9), p.e06223. https://doi.org/10.2903/j.efsa.2020.6223

[11]European Environment Agency, 2017. The Arctic Environment, European perspectives on a changing Arctic, Publication No 7, (accessed 20 January 2022). https://www.eea.europa.eu/publications/the-arctic-environment

[12] Miner, K.R. et al., 2021. Deposition of PFAS ‘forever chemicals’ on Mt. Everest. Science of the Total Environment, 759, p.144421. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.144421

[13] Shan, G. et al., 2021. Occurrence and sources of per-and polyfluoroalkyl substances in the ice-melting lakes of Larsemann Hills, East Antarctica. Science of The Total Environment, 781, p.146747. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2021.146747

[14] Cousins, I.T. et al., 2022. Outside the Safe Operating Space of a New Planetary Boundary for Per-and Polyfluoroalkyl Substances (PFAS). Environmental Science & Technology, 56, 16, pp.11172–11179. https://doi.org/10.1021/acs.est.2c02765

[15] Aro, R. et al., 2021. Fluorine mass balance analysis of selected environmental samples from Norway. Chemosphere, 283, p. 131200. https://doi.org/10.1016/j.chemosphere.2021.131200

[16] Nordic Council of Ministers, 2019. The cost of inaction: a socioeconomic analysis of environmental and health impacts linked to exposure to PFAS. https://doi.org/10.6027/TN2019-516

[17] HEAL, November 2021. Civil society groups call on Belgian federal government’s involvement to guarantee action to clean up and remediate PFAS pollution around Antwerp, monitor consequences, and guarantee accountability. https://www.env-health.org/civil-society-groups-call-on-belgian-federal-governments-involvement-to-guarantee-action-to-clean-up-and-remediate-pfas-pollution-around-antwerp-monitor-consequences-and-guarantee-accountability/

[18] RIVM, Mai 2022. PFAS in de Westerschelde: Eet zo min mogelijk zelf gevangen vis. https://www.rivm.nl/nieuws/pfas-in-westerschelde

[19] Générations Futures, May 2022. COMPOSÉS PERFLUORÉS (PFAS) DANS L'ENVIRONNEMENT, des analyses récentes montrent une contamination importante du sol, de l’air et de l’eau en région lyonnaise. 11p. https://www.generations-futures.fr/wp-content/uploads/2022/05/pfas-dans-lenvironnement-6.pdf

[20] BUND, Friends of the Earth Germany, 2021. Fluorochemicals: Persistent, Dangerous, Avoidable. 40p. https://www.bund.net/fileadmin/user_upload_bund/publikationen/chemie/Background_Fluorochemicals_Web_EN.pdf

[21]Zheng, G. et al., 2021. Per- and Polyfluoroalkyl Substances (PFAS) in Breast Milk: Concerning Trends for Current-Use PFAS. Environmental Science & Technology. https://doi.org/10.1021/acs.est.0c06978

[22]Serrano, L. et al., 2021. Concentrations of perfluoroalkyl substances in donor breast milk in Southern Spain and their potential determinants. International Journal of Hygiene and Environmental Health, 236, pp.113796. https://doi.org/10.1016/j.ijheh.2021.113796

[23]Wang, A. et al., 2021. Suspect Screening, Prioritization, and Confirmation of Environmental Chemicals in Maternal-Newborn Pairs from San Francisco. Environ. Sci. Technol., 55, n. 8, pp. 5037–5049. https://doi.org/10.1021/acs.est.0c05984

[24]Mansem, L.S. et al., 2019. Concentrations of perfluoroalkyl substances (PFASs) in human embryonic and fetal organs from first, second, and third trimester pregnancies. Environment International, 124, pp. 482-492. https://doi.org/10.1016/j.envint.2019.01.010

[25] Lozenzo, M. et al., 2016. Perfluoroalkyl substances in break milk, infant formula and baby food Valencian community (Spain). Environmental Nanotechnology, Monitoring & Management, 6, pp. 108-115. https://doi.org/10.1016/j.enmm.2016.09.001

[26] WWF, 2005. Generations X. Results of WWF’s European Family Biomonitoring Survey. https://chemtrust.org/wp-content/uploads/Generationsx_wwf_2005.pdf

[27] Dereumeaux C. et al., 2017. Imprégnation des femmes enceintes par les polluants de l’environnement en France en 2011. Volet périnatal du programme national de biosurveillance mis en œuvre au sein de la cohorte Elfe. Tome 3 : synthèse et conclusions Santé publique France. https://www.santepubliquefrance.fr/docs/impregnation-des-femmes-enceintes-par-les-polluants-de-l-environnement-en-france-en-2011-tome-3-synthese-et-conclusions

[28] Duffek, A. et al., 2020 ‘Per- and polyfluoroalkyl substances in blood plasma – Results of the German Environmental Survey for children and adolescents 2014-2017’ International Journal of Hygiene and Environmental Health, 228, p.113549. https://doi.org/10.1016/j.ijheh.2020.113549

[29] RIVM, June 2021. Te veel blootstelling aan PFAS in Nederland. https://www.rivm.nl/nieuws/te-veel-blootstelling-aan-pfas-in-nederland

[32] Wang, Z. et al., 2016. Comparative assessment of the environment hazards and exposure to perfluoroalkyl phosphonic and phosphinic acids’ (PFPAs and PFPiAS) current knowledge, gaps, challenges and research needs. Environment international, 89, pp.235-247. https://doi.org/10.1016/j.envint.2016.01.023

[33]European Environment Agency, 2019.Emerging Chemical risks in Europe ‘PFAS’. https://www.eea.europa.eu/publications/emerging-chemical-risks-in-europe

[34] Abraham, K. et al., 2020. Internal exposure to perfluoroalkyl substances (PFASs) and biological markers in 101 healthy 1-year-old children: Associations between levels of perfluorooctanoic acid (PFOA) and vaccine response. Archives of toxicology, 94(6), pp.2131-2147. https://doi.org/10.1007/s00204-020-02715-4

[35] Skogheim, T.S. et al., 2021. Prenatal exposure to per-and polyfluoroalkyl substances (PFAS) and associations with attention-deficit/hyperactivity disorder and autism spectrum disorder in children. Environmental Research, 202, p.111692. https://doi.org/10.1016/j.envres.2021.111692

[36] WHO, 2014. Identification of risks from exposure to Endocrine-Disrupting Chemicals at the country level. https://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0008/245744/Identification-of-risks-from-exposure-to-ENDOCRINE-DISRUPTING-CHEMICALS-at-the-country-level.pdf

[37] PF, December 2021. EPA Releases Draft Health-Based Levels for PFAS in Drinking Water. https://www.pfonline.com/news/epa-releases-draft-health-based-levels-for-pfas-in-drinking-water

[38] EPA, October 2021. Fact Sheet: Human Health Toxicity Assessment for GenX Chemicals. https://www.epa.gov/system/files/documents/2021-10/genx-final-tox-assessment-general_factsheet-2021.pdf

[39] Groh, K. et al., 2022. Anthropogenic Chemicals As Underestimated Drivers of Biodiversity Loss: Scientific and Societal Implications. Environmental science & technology. https://doi.org/10.1021/acs.est.1c08399

[40] Kunar, E. et al, 2021. Distribution of perfluoroalkyl acids in fish species from the Baltic Sea and freshwaters in Finland. Chemosphere, 291, p.132688. https://doi.org/10.1016/j.chemosphere.2021.132688

[41] Lopez-Antia, A. et al., 2017. High levels of PFOS in eggs of three bird species in the neighbourhood of a fluoro-chemical plant. Ecotoxicology and environmental safety, 139, pp.165-171. https://doi.org/10.1016/j.ecoenv.2017.01.040

[42] Androulakakis, A. et al., 2022. Determination of 56 per-and polyfluoroalkyl substances in top predators and their prey from Northern Europe by LC-MS/MS. Chemosphere, 287, p.131775. https://doi.org/10.1016/j.chemosphere.2021.131775

[43] Fair, P.A. and Houde, M., 2018. Poly-and perfluoroalkyl substances in marine mammals. In Marine Mammal Ecotoxicology (pp. 117-145). Academic Press. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-812144-3.00005-X

[44] Sebastiano, M. et al.,  2021. High levels of fluoroalkyl substances and potential disruption of thyroid hormones in three gull species from South Western France. Science of The Total Environment, 765, p.144611. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.144611

[45] Lee, J.W. et al., 2020. Adverse effects of perfluoroalkyl acids on fish and other aquatic organisms: A review. Science of the Total Environment, 707, p.135334. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2019.135334

[46] Sonter, C.A. et al., 2021. Biological and behavioral responses of European honey bee (Apis mellifera) colonies to perfluorooctane sulfonate exposure. Integrated Environmental Assessment and Management. https://doi.org/10.1002/ieam.4421

[48] Munoz, G. et al., 2021. Target and Nontarget Screening of PFAS in Biosolids, Composts, and Other Organic Waste Products for Land Application in France. Environmental Science & Technology. https://doi.org/10.1021/acs.est.1c03697

[49] Semerád, J. et al. 2020. Screening for 32 per-and polyfluoroalkyl substances (PFAS) including GenX in sludges from 43 WWTPs located in the Czech Republic - Evaluation of potential accumulation in vegetables after application of biosolids. Chemosphere, 261, 128018. https://doi.org/10.1016/j.chemosphere.2020.128018

[50] Dinsmore, K. J., 2020. Forever chemicals in the food aisle: PFAS content of UK supermarket and takeaway food packaging, Fidra. https://www.pfasfree.org.uk/wp-content/uploads/Forever-Chemicals-in-the-Food-Aisle-Fidra-2020-.pdf

[51] Straková, J. et al., 2021. Throwaway Packaging, Forever Chemicals: European wide survey of PFAS in disposable food packaging and tableware. 54 p. https://arnika.org/en/publications/throwaway-packaging-forever-chemicals-european-wide-survey-of-pfas-in-disposable-food-packaging-and-tableware

[52] BEUC, 2021. Towards safe and sustainable food packaging. European consumer organisations call for action on single-use tableware made of alternatives to plastic. 14p. https://www.beuc.eu/publications/beuc-x-2021-050_towards_safe_and_sustainable_fcm._report.pdf

[53] Röhler, K., Haluska, A.A., Susset, B., Liu, B. and Grathwohl, P., 2021. Long-term behavior of PFAS in contaminated agricultural soils in Germany. Journal of Contaminant Hydrology, 241, p.103812. https://doi.org/10.1016/j.jconhyd.2021.103812

[54] Brendel, S.et al., 2018. Short-chain perfluoroalkyl acids: environmental concerns and a regulatory strategy under REACH. Environmental Science Europe, 30 (9). https://doi.org/10.1186/s12302-018-0134-4.

[55] EPA, 2020. Interim Guidance on Destroying and Disposing of Certain PFAS and PFAS-Containing Materials That Are Not Consumer Products. https://www.epa.gov/pfas/interim-guidance-destroying-and-disposing-certain-pfas-and-pfas-containing-materials-are-not

[56] Krause, M.J. et al., 2022. Supercritical water oxidation as an innovative technology for PFAS destruction. Journal of Environmental Engineering, 148(2), p.05021006. https://ascelibrary.org/doi/10.1061/%28ASCE%29EE.1943-7870.0001957

[57] IPEN, 2021. Non-Combustion Technology for POPs waste destruction. Replacing incineration with clean technology. https://ipen.org/documents/non-combustion-technology-pops-waste-destruction

[58] Trang, B. et al., 2022. Low-temperature mineralization of perfluorocarboxylic acids. Science, 377(6608), pp.839-845. https://doi.org/10.1126/science.abm8868

[59] Huber, S. et al., 2009. Emissions from incineration of fluoropolymer materials. A literature survey. NILU OR. https://hdl.handle.net/11250/2718679

[60] Wohlin, D., 2020. Analysis of PFAS in ash from incineration facilities from Sweden. https://www.diva-portal.org/smash/record.jsf?pid=diva2%3A1473805&dswid=-8344

[61] Stoiber, T. et al., 2020. Disposal of products and materials containing per-and polyfluoroalkyl substances (PFAS): A cyclical problem. Chemosphere, 260, p.127659. https://doi.org/10.1016/j.chemosphere.2020.127659

[62] Dinsmore, K. J., 2018. Are the potential environmental gains from stain resistant finishes negated by consumer behaviour?, Fidra. https://www.pfasfree.org.uk/current-initiatives/school-uniforms

[63] Forbrukerrådet taenk, 2021. Test of chemicals in mascara. https://taenk.dk/kemi/english/test-chemicals-mascara

[64] Forbrukerrådet taenk, 2021. Test of chemicals in face cream. https://taenk.dk/kemi/english/test-chemicals-face-creams

[65] Whitehead, H.D. et al., 2021. Fluorinated Compounds in North American Cosmetics. Environmental Science & Technology Letters. https://doi.org/10.1021/acs.estlett.1c00240

[66] DTSC, 2022. Potential Alternatives to PFASs in Treatments for Converted Textiles or Leathers. https://dtsc.ca.gov/wp-content/uploads/sites/31/2022/05/Public-PFAS-Treatments-Alternatives-Summary_accessible.pdf

[67] OECD, 2020. PFASs and Alternatives in Food Packaging (Paper and Paperboard). Report on the Commercial Availability and Current Uses. OECD Series on Risk Management, No. 58, Environment, Health and Safety, Environment Directorate, OECD. https://www.oecd.org/chemicalsafety/portal-perfluorinated-chemicals/PFASs-and-alternatives-in-food-packaging-paper-and-paperboard.pdf

[68] Washington State Department of Ecology, 2021. Per- and Polyfluoroalkyl Substances in Food Packaging Alternatives Assessment. https://apps.ecology.wa.gov/publications/documents/2104004.pdf

[69] OECD, 2022. Per- and Polyfluoroalkyl Substances and Alternatives in Coatings, Paints and Varnishes (CPVs), Report on the Commercial Availability and Current Uses. OECD Series on Risk Management, No. 70, Environment, Health and Safety, Environment Directorate, OECD. https://www.oecd.org/chemicalsafety/portal-perfluorinated-chemicals/per-and-polyfluoroalkyl-substances-alternatives-in-coatings-paints-varnishes.pdf

[70] Cousins, I.T. et al., 2019. Why is high persistence alone a major cause of concern?. Environmental Science: Processes & Impacts, 21(5), pp.781-792. https://doi.org/10.1039/C8EM00515J

[71] Chemical Watch, October 2021. Industry study: Exclude fluoropolymers from PFAS restriction, update waste regulations instead. https://chemicalwatch.com/352994/industry-study-exclude-fluoropolymers-from-pfas-restriction-update-waste-regulations-instead

[72] Lohmann, R. et al., 2020. Are fluoropolymers really of low concern for human and environmental health and separate from other PFAS?. Environmental Science & Technology, 54(20), pp.12820-12828. https://doi.org/10.1021/acs.est.0c03244

 

Diseño Web: Jaromir Hrubes.  Ilustraciones: Kate Basley. 

Publicado por primera vez el 12 de Octubre de 2022. Última actualización el 28 de noviembre de 2022.